Frase de Ernesto Sabato
- Leer

Frase de Ernesto Sabato: Leer les agrandará, chicos, el deseo, y el horizonte de la vida. Leer les dará una mirada más abierta sobre los hombres y sobre el mundo, y los ayudará a rechazar la realidad como un hecho irrevocable.

Leer les agrandará, chicos, el deseo, y el horizonte de la vida. Leer les dará una mirada más abierta sobre los hombres y sobre el mundo, y los ayudará a rechazar la realidad como un hecho irrevocable.

Ernesto Sabato
(escritor argentino, 1911-2011)

fuente: Discurso durante presentación de Plan Nacional de Lectura (18 de mayo de 2004)

temas: lectura, libros, mundo, vida

Sobre el autor...

Ernesto Sabato (jun. 24, 1911 - abr. 30, 2011). Fue escritor, novelista, ensayista, físico y artista plástico argentino, uno de los más prestigiosos de la literatura latinoamericana.

Más frases de Ernesto Sabato:

Como señaló Camus: "Uno no puede ponerse del lado de quienes hacen la historia, sino al servicio de quienes la padecen". El escritor debe ser un testigo insobornable de su tiempo, con coraje para decir la verdad, y levantarse contra todo oficialismo que, enceguecido por sus intereses, pierde de vista la sacralidad de la persona humana.

Ernesto Sabato
(escritor argentino, 1911-2011)

fuente: Antes del Fin

Frase de Ernesto Sabato: Un pequeño mundo en que el alma de uno esté transfundida en una pequeña alma colectiva. De modo que las penas son las penas de todos y las alegrías también, y el peligro es el peligro de todos.

Un pequeño mundo en que el alma de uno esté transfundida en una pequeña alma colectiva. De modo que las penas son las penas de todos y las alegrías también, y el peligro es el peligro de todos.

Frase de Ernesto Sabato: Porque felizmente (pensaba) el hombre no está sólo hecho de desesperación sino de fe y esperanza; no sólo de muerte sino también de anhelo de vida; tampoco únicamente de soledad sino de momentos de comunión y de amor.

Porque felizmente (pensaba) el hombre no está sólo hecho de desesperación sino de fe y esperanza; no sólo de muerte sino también de anhelo de vida; tampoco únicamente de soledad sino de momentos de comunión y de amor.

más de Ernesto Sabato...