Frases de Gabriel García Márquez - Página 2

Frases destacadas de García Márquez que incluyen temas como muerte, enfermedad, miedo, coraje, morir y amor. Textos celebres elegidos y seleccionados.

Gabriel García Márquez

(Mar. 6, 1927 - Abr. 17, 2014) Escritor colombiano, obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1982. Su novela más reconocida internacionalmente es 'Cien años de soledad'. /
Links: Libros de García Márquez

1
2
3 4 5 6

Frases de Gabriel García Márquez:

La vida se le iba en bordar el sudario. Se hubiera dicho que bordaba durante el día y desbordaba en la noche, y no con esperanza de derrotar en esa forma la soledad, sino todo lo contrario, para sustentarla.

Gabriel García Márquez

fuente: Cien Años de Soledad

temas: soledad, vida

Sólo él sabía entonces que su aturdido corazón estaba condenado para siempre a la incertidumbre.

Gabriel García Márquez

fuente: Cien Años de Soledad

temas: corazón

La adolescencia le había quitado la dulzura de la voz y le había vuelto silencioso y definitivamente solitario, pero en cambio le había restituido la expresión intensa que tuvo en los años al nacer.

El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señarlarlas con el dedo.

Gabriel García Márquez

fuente: Cien Años de Soledad

temas: cosas, mundo

El mundo se redujo en la superficie de su piel, y el interior quedó a salvo de toda amargura.

Gabriel García Márquez

fuente: Cien Años de Soledad

temas: amargura, libre, mundo

Es increíble cómo se puede ser tan feliz durante tantos años, en medio de tantas peloteras, de tantas vainas, carajo, sin saber en realidad si eso es amor o no.

El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno.

El amor era el amor en cualquier tiempo y en cualquier parte, pero tanto más denso cuanto más cerca de la muerte.

Dile que sí, aunque te estés muriendo de miedo, aunque después te arrepientas, porque de todos modos te vas a arrepentir toda la vida si le contestas que no.

Siempre había entendido que morirse de amor no era más que una licencia poética. Aquella tarde, de regreso a casa otra vez sin el gato y sin ella, comprobé que no sólo era posible morirse, sino que yo mismo, viejo y sin nadie, estaba muriéndome de amor. Pero también me di cuenta de que era válida la verdad contraria: no habría cambiado por nada del mundo las delicias de mi pesadumbre. Había perdido más de quince años tratando de traducir los cantos de Leopardi, y sólo aquella tarde los sentí a fondo: Ay de mí, si es amor, cuánto atormenta.

Gabriel García Márquez

fuente: Memoria de Mis Putas Tristes

temas: amor, morir

1
2
3 4 5 6

Total de frases de García Márquez: 54