Frases del libro El Fútbol a Sol y Sombra

Frases destacadas de El Fútbol a Sol y Sombra de Eduardo Galeano que incluyen temas como deporte, alegria, intelectuales, fútbol, Dios y creyente. Textos celebres elegidos y seleccionados.

El Fútbol a Sol y Sombra

Autor: Eduardo Galeano /
Año de publicación: 1995 /
Links: más sobre El Fútbol a Sol y Sombra

Frases de El Fútbol a Sol y Sombra:

¿Una locura digna de mejor causa?¿Un negocio vulgar y silvestre?¿Una fabrica de trucos manejada por sus dueños? Yo soy de los que creen que el fútbol puede ser eso, pero es también mucho más que eso, como fiesta de los ojos que lo miran y como alegría del cuerpo que lo juega.

Eduardo Galeano
(escritor y periodista uruguayo, 1940-2015)

fuente: El Fútbol a Sol y Sombra, El fin del partido.

Rueda la pelota, el mundo rueda. Se sospecha que el sol es una pelota encendida, que durante el día trabaja y en la noche brinca allá en el cielo, mientras trabaja la luna, aunque la ciencia tiene sus dudas al respecto. En cambio, está probado, y está probado con toda certeza, que el mundo gira en torno a la pelota que gira: la final del mundial 94 fue contemplada por más de dos millones de personas, el público más numeroso de cuantos se han reunido a lo largo de la historia de este planeta.

Eduardo Galeano
(escritor y periodista uruguayo, 1940-2015)

fuente: El Fútbol a Sol y Sombra, El fin del partido.

La pasión más compartida: muchos adoradores de la pelota juegan con ella en las canchas y en los potreros, y muchísimos más integran la tele platea que asiste, comiéndose las uñas, al espectáculo brindado por veintidós señores en calzoncillos que persiguen la pelota y pateándola le demuestran su amor.

Eduardo Galeano
(escritor y periodista uruguayo, 1940-2015)

fuente: El Fútbol a Sol y Sombra, El fin del partido.

Desde hace años, yo me he sentido desafiado por el tema, memoria y realidad del fútbol, y he tenido la intención de escribir algo que fuera digno de esta gran misa pagana, que tantos distintos lenguajes es capaz de hablar y tan universales pasiones pueden desatar. Escribiendo, iba a hacer con las manos lo que nunca había sido capaz de hacer con los pies: chambón irremediable, vergüenza de las canchas, yo no tenia más remedio que pedir las palabras lo que la pelota, tan deseada, me había negado.

Eduardo Galeano
(escritor y periodista uruguayo, 1940-2015)

fuente: El Fútbol a Sol y Sombra, El fin del partido.

El fanático llega al estadio envuelto en la bandera del club, la cara pintada con los colores de la adorada camiseta, erizado de objetos estridentes y contundentes, y ya por el camino viene armando mucho ruido y mucho lío. Nunca viene solo. Metido en la barra brava, peligroso ciempiés, el humillado se hace humillante y da miedo el miedoso. La omnipotencia del domingo conjura la vida obediente del resto de la semana, la cama sin deseo, el empleo sin vocación o el ningún empleo: liberado por un día, el fanático tiene mucho que vengar.

Eduardo Galeano
(escritor y periodista uruguayo, 1940-2015)

fuente: El Fútbol a Sol y Sombra, El fanático.

El fanático es el hincha en el manicomio. La manía de negar la evidencia ha terminado por echar a pique a la razón y a cuanta cosa se le parezca, y a la deriva navegan los restos del naufragio en estas aguas hirvientes, siempre alborotadas por la furia sin tregua.

Eduardo Galeano
(escritor y periodista uruguayo, 1940-2015)

fuente: El Fútbol a Sol y Sombra, El fanático.

El juego se ha convertido en espectáculo, con pocos protagonistas y muchos espectadores, fútbol para mirar, y el espectáculo se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos del mundo, que no se organiza para jugar sino para impedir que se juegue. La tecnocracia del deporte profesional ha ido imponiendo un fútbol de pura velocidad y mucha fuerza, que renuncia a la alegría, atrofia la fantasía y prohíbe la osadía.
Por suerte todavía aparece en las canchas, aunque sea muy de vez en cuando, algún descarado carasucia que sale del libreto y comete el disparate de gambetear a todo el equipo rival, y al juez, y al público de las tribunas, por el puro goce del cuerpo que se lanza a la prohibida aventura de la libertad.

Eduardo Galeano
(escritor y periodista uruguayo, 1940-2015)

fuente: El Fútbol a Sol y Sombra, El Fútbol.

¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que el tienen muchos intelectuales.

Eduardo Galeano
(escritor y periodista uruguayo, 1940-2015)

fuente: El Fútbol a Sol y Sombra, ¿El opio de los pueblos?

Total de frases de El Fútbol a Sol y Sombra: 8